Entrada destacada

El teatro como herramienta de conocimiento personal

Cuando nos ponemos en contacto con el teatro nos ponemos en contacto con personas y sus historias, las maneras en que las viven y las interpretan. Tanto si hacemos teatro como si lo vemos nos acercamos al mundo interior de las emociones, los miedos, las pasiones los caminos recorridos, desde los más directos e impulsivos hasta los más largos y dubitativos. Este acercamiento nos obliga de alguna manera a hacernos conscientes de nuestra esencia o posible esencia, podemos intuir dónde estamos o al menos qué nos moviliza, qué nos interesa, cómo queremos desarrollar en este momento nuestra existencia en el entorno y en nuestro interior.

Lo que hacemos o lo que vemos en el escenario puede ser una proyección potente, un espejo vivo que denuncia, describe, atrae la atención hacia lo verdaderamente importante. A veces un momento, una mirada o un impulso reprimido pueden llevar a actores y espectadores a un entendimiento profundo de situaciones vividas. El teatro enseña el ciclo de la vida y la muerte,  te muestra los grises desde el blanco y el negro. 

El experimentar las historias de otros como si fueran las propias nos exige una empatía profunda, un “no juicio” hacia la conducta de tal o cual personaje porque se muestra sólo una parte de la conducta, un retazo del contexto en el que vive y eso nos puede poner en el lugar de auto-observarnos también sin juicio. Intentando comprender en qué contexto estamos, qué quisimos hacer o conseguir con tal o cual acto, que fue lo que realmente sucedió o fui capaz de experimentar. El teatro nos recuerda que somos momentos, imágenes, hechos, partes de historias dentro de una historia colectiva que sigue su curso y que podemos elegir ser protagonistas o espectadores.

Observar nos hace más sabios, observar nuestras sensaciones físicas, lo que nos tensa o nos relaja; lo que hace que el corazón lata con fuerza o nos permita una respiración profunda. Observarme en qué momentos mi piel se eriza o mi estómago se cierra, ante qué situaciones me sucede, ante qué diálogos internos o en la interacción con otros. Todo ésto me hace más sabio porque a través de observar conozco, y con ese conocimiento vivo con más lucidez, intentando llevar mis acciones hacia aquellas sensaciones que me fueron más placenteras o relevantes, las que me llevaron al encuentro conmigo mismo.

Entrada destacada

El diálogo en el teatro

En la acción teatral, siempre se da una especie de diálogo. Cuando lo que hacemos es investigar, el diálogo es con uno mismo acerca de las posibilidades de nuestro propio cuerpo, de unas sensaciones que aparecieron por primera vez, de una imagen que me transportó a un lugar que estando en contacto conmigo mismo, estaba también lejos, en otro tiempo/espacio.

Cuando abrimos el diálogo con otros hay un intercambio de energías, compartimos la nuestra, exploramos la del otro y juntos creamos una nueva. Este diálogo genera también diálogos internos que pueden ir desde el rechazo hasta la aceptación, pasando por el juicio y el gozo. Puede generar máscaras que nos cuiden de la supuesta mirada del otro, y que, muchas veces, es la nuestra.

Cuando generamos teatro  estamos dialogando, a través de personajes, ambientes, miradas, expectativas, estamos creando realidades y estamos invitando al otro a transcurrir con nosotros en esa realidad. Lo que el otro nos devuelve puede ser una negativa rotunda a subirse al carrusel pero también puede ser que nos utilice de alfombra mágica para dejarse llevar y perderse en su imaginación proyectada en la nuestra. En el medio de esas opciones las posibilidades son diversas y la magia es transitarlas.

En todo caso cuando el teatro significa unión es una fiesta. Se estremecen los sentidos, escuchamos de repente nuestros propios latidos, nuestra respiración, sentimos vivo el cuerpo porque se hace eco de este diálogo. Cuando permitimos que  los lazos imaginarios abracen y realicen una comunión, un encuentro verdadero es cuando el teatro tiene sentido. Para el que lo ofrece, para el que lo recibe, entonces tiene sentido.

Si el teatro que hago es solo para mí, si lo que creo está tan lejano que no se puede sentir porque me coloco por encima de mí mismo, de los demás, sino toco o me dejo tocar es cuando el teatro está vacío de significado, no hay diálogo alguno, ni siquiera conmigo mismo. Entonces a mí alrededor el ambiente se vuelve inerte, todo queda tan petrificado que cualquier movimiento genera su descomposición y pierde todo sentido.

Abrirse al diálogo es lo que hace que evolucionemos en el arte escénico, que se mezclen las energías para crear otras nuevas que trasciendan las que antes existían. Somos seres en constante cambio y el teatro debe serlo también. Quedarse arraigado en viejos debates, antiguas propuestas sin vivir lo que acontece hoy es perderse en el camino, olvidarse de lo valioso del arte escénico, de su fuerza alquímica, de su capacidad de transformación en algo que valga realmente la pena de ser vivido y compartido.

Conquistemos una mirada que incluya, integre y transforme. Transitemos paso a paso abiertos a la escucha y al diálogo sincero, seamos capaces de crear un teatro verdadero e inclusivo.

Dialoguemos.

Entrada destacada

La importancia del proceso

Procesos

En un entorno lleno de estímulos, de objetivos a cumplir, de altas expectativas es difícil estar centrados en la importancia del proceso. Cada proceso requiere de un tiempo determinado, que nos permita ser y estar. Ser en el momento presente es tener en cuenta cómo me siento, cual es mi nivel de energía y permitir mi expresión sin tapujos ni filtros. Estar significa sentir en el momento presente, ser consciente de las sensaciones físicas y mentales que sacuden mi cuerpo o lo acarician, significa presente y presencia.

Durante un proceso si lo que hacemos es mirar al posible futuro: las expectativas que tengo, lo que esperan/espero de mi aprendizaje, lo que voy a conseguir a efectos prácticos, económicos, corporales me estoy perdiendo lo importante. Es mucho más difícil ser y estar que imaginar, elucubrar el futuro. La elucubración no requiere de demasiado esfuerzo, no representa ningún peligro. En cambio Ser y Estar es un esfuerzo, un acto de humildad y de observación acerca de lo que está sucediendo en mi interior y exterior.

pequeñas sensacionesTranscurrir en un camino requiere de concentración, sobre todo si no lo conozco, requiere de estar atento a ondulaciones, desvíos, terrenos, clima. A todo lo que puede afectar nuestro caminar. Si estamos pendientes solamente de llegar ignoraremos aromas, paisajes, pequeñas sensaciones y la magia de aquello que está escondido a nuestro alrededor y que es sensible a nuestros sentidos cuando nosotros estamos receptivos a esa sensibilidad y a la capacidad de sorpresa.

Muchas veces lo que buscamos está allí, justamente como parte del camino, y no en la meta.

Si llegamos al final de un camino y sentimos angustia, frustración, podemos preguntarnos si es que el camino fue el equivocado. Es una opción. También podemos preguntarnos si la pregunta, el objetivo del camino es lo que no estuvo bien formulado. Quizás la manera de caminar fue demasiado rápida, con absoluto control. A veces basta con recorrer el mismo camino con otro andar, dándonos la oportunidad de Ser y Estar. A veces nos podemos sorprender de encontrar lo que no estábamos buscando aparentemente, pero cuando lo encontramos, sabemos que profundamente era lo que necesitamos, algo que nos ayuda en este proceso de completarnos.

Vivir un proceso tiene infinidad de posibilidades, todas las que nos permitamos. Vivimos procesos simultáneamente, nuestros y algunos en conjunto con otros. Cuando nos paramos un momento a observar todo esto vemos lo inútil que es intentar controlar, ir más rápido, obtener resultados previamente urdidos.

¿Qué tal si caminamos en el caos para variar? Desde allí surgen nuevos caminos, maneras de andar, de ver el mundo. Desde allí el proceso cobra sentido porque estoy atento, porque simplemente estoy y eso me conecta con mi ser.

Es tarea de cada uno cuidar de su/s proceso/s. Todos tenemos los nuestros y todos son importantes porque nos van definiendo. Cuidar del proceso es cuidar de ti. Es aprender un poco más de quién eres y de cómo eres. Todo el tiempo que inviertas en ello, te acercará inequívocamente a tu ser.

Entrada destacada

Por el camino del teatro…

El teatro es un camino de descubrimiento .

Desde el arte de interpretar distintos personajes con sus conflictos y habilidades, haciendo que me conozca mejor a mi misma a través de ellos, rompiendo barreras internas o simplemente haciéndolas más conscientes.

El placer de crear los espacios adecuados para que esos personajes se construyan con los colores de los focos, elegir los sonidos que contarán mejor sus historias, pensar desde cual de los espacios escénicos es mejor que nazcan sus palabras.

El teatro da voz a lo que está oculto en nuestras almas, permite que se expresen pensamientos, sueños, ideas, que se desmarañen sutilmente los enredos mentales, tanto de los que escriben y actúan como de aquellos que contemplan.

El teatro es testigo de la condición humana, de sus oscuridades y grandezas. Integra todas las demás artes haciéndolo capaz de alcanzar sutilezas y metáforas que llegan a lo más hondo de nuestra percepción.

Cómo no utilizar esta mágica herramienta para tantas cosas….Contar historias, dejar que reluzca nuestra manera personal de expresión, conocer los recovecos de nuestra voz, jugar con el contacto físico, mirar largamente a alguien a los ojos sin tratar de escondernos, descubrir nuestros infinitos personajes internos, crear un espacio de percepciones y verdades….tantas posibilidades.

El teatro (como los personajes que acoge) tiene distintas personalidades y funciones. En mi camino sobre todo aparecieron dos, el teatro social y el teatro como herramienta terapéutica. Ambos me cambiaron la percepción que tenía de este arte, porque comprendí que el teatro es de todos y para todos. Todos somos creativos, creadores, pensadores, actores; siempre que nos demos esa oportunidad. Veo a menudo cómo el teatro utilizado como herramienta es capaz de modificar a las personas, sus ideas y estructuras mentales y cómo salen reforzados desde el interior porque se reconocen en la acción. Se pasa de ser un contemplador de la acción a un protagonista que acciona y eso, transforma.

Entrada destacada

Cerrando otro ciclo de teatro-terapia

Cuando me preguntan ¿Qué hacéis en un taller de teatro-terapia? sonrío y muchas veces no sé exactamente que contestar porque es un diálogo constante entre las personas que asisten al taller y yo intentando dar aquellas herramientas que creo, en ese momento pueden servir. Lo que sí sé es que intentamos desenmarañar nuestra esencia, tan escondida detrás de juicios, miedos, expectativas. Y también sé que una buena manera de hacerlo es jugar, jugar y jugar. Jugamos seriamente, observando nuestro cuerpo mientras lo hace, nuestra voz, nuestras sensaciones. Y el hacerlo de manera grupal nos regala la perspectiva única de cada persona integrante de ese momento y lugar precisos. Gratifica ver cómo los cuerpos se van expandiendo, los juicios va amenguando y volvemos a ser/sentirnos niños.

Ayer, que dimos la vuelta a otro ciclo, cerramos  observando “la consciencia de uno mismo” desde la forma de expresión que cada uno eligiera. Después lo representamos con nuestro cuerpo. Aquí dejo los bocetos testigos de esa consciencia, esa magia que ocurrió en ese instante.

30-04-2015 9-37-13 30-04-2015 9-33-1530-04-2015 9-35-09 30-04-2015 9-36-30 IMG_2359

“Creaciones de colores, imágenes formato estrella, gracia infinita. Los ojos del alma parpadean, buscan. Mejillas enrojecidas, la ilusión brota. Busco en mi interior luces y sombras, rastros del niño. Soplo y me acompaña el viento que viene a acunarme. Veo la cueva, el fuego, escucho esa voz que me lleva llamando desde que el tiempo es tiempo y entonces veo”. 

Entrada destacada

Taller de teatroterapia: La comunicación no verbal

12 de Marzo 2016

10 a 14hs 

Nuestro próximo intensivo de teatroterapia trata sobre la comunicación no verbal, es decir todo aquello que transmitimos obviando nuestra comunicación verbal. Nuestros gestos, miradas, posturas corporales, posiciones y tensión corporal son un mapa que cuenta la historia de cómo nos sentimos en cada momento. Conocer nuestra manera de expresar emociones y estados de ánimo es importante para la comunicación en general, por eso en este taller investigaremos las maneras que tiene nuestro cuerpo de reaccionar y accionar ante determinadas situaciones. Que ven los demás en el mapa de nuestro cuerpo y que somos capaces de interpretar nosotros cuando interactuamos.

La investigación de este taller la haremos mediante técnicas de teatro, teatro social, teatroterapia y análisis transaccional.

¿Día y hora ? El Sábado 12 de Marzo de 2016 de 10 a 14hs

¿Necesito tener experiencia en teatro para participar? Ninguna

¿Cómo hago para apuntarme? Rellena el formulario y te envío instrucciones ; )

¿Participantes por taller? Entre 6 y 12 personas.

¿Y si tengo más dudas? Me escribes a  hacerteatro@gmail.com  o llama al 661 551 655 | 93.461.7597

Te espero para investigar : )

Entrada destacada

Taller intensivo de teatroterapia: Nuestras máscaras

06 de Febrero 2016.

Horario de 10 a 14hs

En este taller exploraremos las máscaras que utilizamos en distintas situaciones de nuestra vida cotidiana. La manera de comunicarnos a través de ellas generan dinámicas con nuestros interlocutores, Nos preguntaremos si éstas son aún de utilidad en nuestro presente.

A través de la teatro-terapia utilizando técnicas de expresión, relajación, psicodrama, teatro social, análisis transaccional y consciencia corporal nos adentraremos en esta temática dinamizada de manera grupal para obtener una experiencia que nos sirva de referente y de posibilidad de cambio.

El taller está pensado para cualquier persona mayor de edad independientemente de si trae consigo experiencia teatral y artística.

Este encuentro se ofrece como espacio de experiencia, diálogo, debate y sobretodo juego. ¿Te animas?

Día del encuentro: 06 de Febrero 2016. Horario de 10 a 14hs 

Dinamizadora: Nathalia Sócrate, teatro-terapeuta y actriz social.

Máximo de personas por taller: 12

Para inscribirte, por favor, escribe a hacerteatro@gmail.com o llama al 661.551.655 o al 93.461.75.97

Entrada destacada

Taller intensivo de teatroterapia: La gestión del tiempo

Tiempo

09 de Enero 2016

Horario de 10 a 14hs 

¿Cómo distribuimos nuestro día, semana y mes? ¿Hacemos una distribución de tiempo saludable o nos dejamos arrollar por objetivos ajenos a los nuestros? ¿Le dedicamos tiempo a las actividades que nos alimentan el alma o más bien a las que alimentan a otros?

Estas preguntas sirven como base para la investigación teatro-terapéutica que haremos el próximo 09 de Enero de 2016  Horario de 10 a 14hs .Desarrollaremos planteamientos con la ayuda de técnicas de relajación, expresión, teatrales y de análisis transaccional.

Alternando nuestro niño y adulto iremos viajando hacia otras respuestas que nos arroje la experiencia corporal.

Una mirada a través de las sensaciones del propio cuerpo.

Máximo de personas por taller: 12

Para inscribirte, por favor, escribe a hacerteatro@gmail.com o llama al 661.551.655

Tallerista: Nathalia Sócrate. teatroterapeuta y actriz social.

 

Entrada destacada

Objetivos de Teatro-terapia

  • Desarrollar capacidades sociales
  • Expresarse libremente
  • Tomar conciencia de nuestros sentimientos
  • Trabajar la confianza
  • Trabajar la escucha activa
  • Controlar la ansiedad
  • Expresión corporal
  • Inteligencia emocional
  • Estar en contacto con el camino para desarrollar mis metas
  • Sentido e importancia del juego.

El teatro terapéutico es un espacio dónde somos absolutamente libres para desarrollar nuestra creatividad sin competencias, bases estereotipadas, juicios ni valores.

Es un lugar desde donde partimos hacia nuestro potencial, para ir descubriendo y trabajando nuestros bloqueos, miedos, vergüenzas, y todo aquello que no nos permita expresarnos en estado puro.

La teatro-terapia se basa en técnicas teatrales de todo tipo como el psicodrama, el teatro de Augusto Boal, Stanislavski, Grotowski, juegos de improvisación, clown, risoterapia, juego de rol, trabajo con escenas, etc. Se utiliza cada una de ellas en función de las necesidades individuales o grupales que vayan surgiendo.

El teatro en sí mismo es terapéutico, nos permite sentir desde prismas diferentes del que solemos estar inmersos invitándonos a expresarnos de manera muy diversa.

Elementos tan importantes como son la escucha, la confianza, la expresión y empatía se trabajan absolutamente desde cualquier tipo de teatro, acercándonos a nuestra naturaleza y modo de percibir.

Es una actividad que puede darse a nivel grupal como individual, cada una de estas opciones representa posibilidades diferentes.

La Teatro-terapia a nivel individual es dirigido por el facilitador experto, y trata individualmente los bloqueos o conceptos a trabajar de la persona demandante. Ésta última en todo momento puede expresar su voluntad de re-dirigir la sesión y solicitar todo el apoyo que determine necesario para  su evolución.

El Teatro terapéutico a nivel grupal tiene objetivos grupales también definidos, como los que hemos descrito en el listado de arriba, además de obtener un enriquecimiento por el solo hecho de poder compartir experiencias con otras personas, las cuales expresarán sus sentimientos y opiniones, pudiendo así, generar un desarrollo grupal de las habilidades sociales y expresivas.

Esta gran herramienta social puede ser utilizada en:

  • Centros sanitarios
  • Área empresarial
  • Centros educativos
  • Centros penitenciarios
  • Tercera edad
  • Centros cívicos y vecinales
  • Niños, adolescentes y adultos.

Una vez más podemos observar y sentir los efectos del arte en la evolución positiva de las necesidades de las personas que prueben esta actividad.

La honestidad en los procesos de creación

bosque

Cuando uno está creando entran en juego imágenes, expectativas, creencias, ego, miedos. Lo difícil es gestionar toda esta información que se divide en el sentir y el hacer. Uno va buscando por distintos territorios utilizando sus mejores herramientas y a veces otras que casi no ha utilizado todavía. Es importante entender que el proceso de creación es un camino ondulado, de diferentes rasantes. Un camino nuevo que no conocemos. Podemos tener la técnica correcta, todo el equipo preparado para que el camino sea más cómodo, pero el camino sigue siendo nuevo, siempre se aprender algo , a veces mucho más que sólo algo. Pero para aprender hay que partir del “no sé”. Ser lo suficientemente honesto para decir: no sé donde estoy, para dónde caminar, o por qué de repente estoy aquí. Para encontrar el buen camino a veces hay que perderse y sentirse perdido no es fácil.

Pero como la mayoría de cosas difíciles, es interesante. Sentirse perdido es estar en contacto con el caos de la creación, con aquello que no controlamos. Cuando estamos tan cansados que dejamos de controlar, y estamos completamente perdidos, asumimos ese sin rumbo y de repente allí aparece.

Uno puede pelearse con uno mismo tanto como quiera, hacerle caso al ego, decirse que uno encuentra solo porque ya sabe, porque lo ha hecho antes, porque ….todas las afirmaciones que quieras. Y es verdad, uno encuentra cosas solo, cosas que ya había encontrado antes. Pero para crear algo desconocido, uno tiene que soltar, empezar de cero, hablar honestamente con uno mismo. Utilizar la curiosidad, el asombro, dejar que los sentidos perciban con la menor cantidad de juicio posible y estar dispuesto a probar, a equivocarse, a invertir camino sin encontrar.

El proceso de creación necesita de honestidad porque sino no surge energía nueva, no hay transformación de dentro hacia fuera, no hay de dónde alimentarse. La honestidad es el alimento de la verdad, si mi creación no tiene verdad, entonces, ¿de qué está hecha?.

Exige dedicación, atención, amor. Exige transcurrir en el consciente e inconsciente, dejarse penetrar por los símbolos, las ideas. Exige permitir a las imágenes que lleguen sin juzgarlas, sin entenderlas, sin etiquetarlas.

Si uno se permite honestidad se llega más lejos, se atraviesan más caminos, uno tiene tiempo para sentarse y contemplar, para asegurarse de que lo que encontró está integrado en su ser y poder seguir caminando, y de a ratos también encontrando.

Taller de teatroterapia: La comunicación

SONY DSC

07 de Noviembre 2015

Horario de 10 a 14hs 

Trabajar la comunicación es muchas veces un tema complejo ya que requiere de muchas habilidades. Una comunicación espontánea, asertiva, adulta necesita despojarse de pre-juicios y mecanizaciones. Saber el rol que tenemos dentro de cada comunicación que establecemos con el otro es fundamental para el desarrollo de la misma y el desarrollo como individuos.

¿Cómo nos puede ayudar este taller de teatroterapia para mejorar la comunicación? Trabajaremos sobre las posibilidades expresivas que pueda tener cada miembro del grupo tanto a nivel de comunicación no verbal como verbal. Investigaremos con ejercicios de consciencia corporal y analizaremos las interacciones en todos los niveles posibles. Tanto desde la experiencia en el escenario como desde una visión externa y objetiva que permita complementar la emoción con el razonamiento adulto.

Formulario de Inscripción

Trabajaremos a partir de improvisaciones teatrales combinándolos con técnicas del análisis transaccional que pertenecen a la corriente humanista de la psicología. También jugaremos, es importante destacar que se trabaja a partir de un espacio lúdico y lúcido en el cual nuestra creatividad es bienvenida y cualquier manera de expresión.

Si te interesa asistir, por favor rellena el Formulario de Inscripción. La inscripción estará abierta hasta completar las doce plazas. 

Hacer teatro participa de la jornada de Cuerpo, arte y salud!

El pasado 21 de Marzo 2015 , se organizó la a primera Jornada “Cuerpo, Arte y Salud” en la ciudad de Barcelona en el centro cívico Urgell.

Tuve el placer de  trabajar con profesionales con una larga experiencia en el ámbito de la corporalidad y ofrecer un taller como teatroterapeuta.

Las jornadas ” Cuerpo, Arte y salud” son organizadas por la Sección Clínica de Artes Aplicadas a la Salud y a la rehabilitación Social” en colaboración con diferentes entidades.

Estas Jornadas contemplaron espacios de Comunicaciones, Talleres y diferentes perspectivas profesionales en torno al tema de la corporalidad, del arte y de la salud.

Desde una perspectiva integrada, interdisciplinaria y transdisciplinar de las artes: Danza, Musica, Arte y Drama.

Los segundos corren

Nubes

Los segundos corren, una mirada se va, otra mirada penetra un alma,

Los segundos corren; sensaciones, sonidos.

Miles de imágenes inundan este espacio y aunque uno quiera retener, los segundos corren.

Colores, envuelven el vacío, lo irrumpen, los segundos corren.

El tiempo que nos hace presos, porque las manecillas no se detienen,

Nos hace libres porque nos recuerdan que el tiempo es ahora, los segundos corren.

No te olvides de ti, de lo que hace que tu cáscara tiemble, y cuanto más lo haga, cuantas más grietas encuentres en tu piel y te resquebrajes sabrás que es porque eso que estaba dentro se escapó de tus redes internas y salió; en forma de flor o de volcán.

Salió y mientras, los segundos corren.

Y mientras los segundos corran podemos sentir la brisa, el canto, podemos desarmarnos y parirnos de nuevo.

Encontrar las palabras que libren una batalla al silencio, o aceptar que el silencio toma forma de palabra.

Detrás de cada segundo llega otro, y otro, siempre….los segundos corren.