Archivo de la categoría: Noticias

Cosas que hay que saber….

La honestidad en los procesos de creación

bosque

Cuando uno está creando entran en juego imágenes, expectativas, creencias, ego, miedos. Lo difícil es gestionar toda esta información que se divide en el sentir y el hacer. Uno va buscando por distintos territorios utilizando sus mejores herramientas y a veces otras que casi no ha utilizado todavía. Es importante entender que el proceso de creación es un camino ondulado, de diferentes rasantes. Un camino nuevo que no conocemos. Podemos tener la técnica correcta, todo el equipo preparado para que el camino sea más cómodo, pero el camino sigue siendo nuevo, siempre se aprender algo , a veces mucho más que sólo algo. Pero para aprender hay que partir del “no sé”. Ser lo suficientemente honesto para decir: no sé donde estoy, para dónde caminar, o por qué de repente estoy aquí. Para encontrar el buen camino a veces hay que perderse y sentirse perdido no es fácil.

Pero como la mayoría de cosas difíciles, es interesante. Sentirse perdido es estar en contacto con el caos de la creación, con aquello que no controlamos. Cuando estamos tan cansados que dejamos de controlar, y estamos completamente perdidos, asumimos ese sin rumbo y de repente allí aparece.

Uno puede pelearse con uno mismo tanto como quiera, hacerle caso al ego, decirse que uno encuentra solo porque ya sabe, porque lo ha hecho antes, porque ….todas las afirmaciones que quieras. Y es verdad, uno encuentra cosas solo, cosas que ya había encontrado antes. Pero para crear algo desconocido, uno tiene que soltar, empezar de cero, hablar honestamente con uno mismo. Utilizar la curiosidad, el asombro, dejar que los sentidos perciban con la menor cantidad de juicio posible y estar dispuesto a probar, a equivocarse, a invertir camino sin encontrar.

El proceso de creación necesita de honestidad porque sino no surge energía nueva, no hay transformación de dentro hacia fuera, no hay de dónde alimentarse. La honestidad es el alimento de la verdad, si mi creación no tiene verdad, entonces, ¿de qué está hecha?.

Exige dedicación, atención, amor. Exige transcurrir en el consciente e inconsciente, dejarse penetrar por los símbolos, las ideas. Exige permitir a las imágenes que lleguen sin juzgarlas, sin entenderlas, sin etiquetarlas.

Si uno se permite honestidad se llega más lejos, se atraviesan más caminos, uno tiene tiempo para sentarse y contemplar, para asegurarse de que lo que encontró está integrado en su ser y poder seguir caminando, y de a ratos también encontrando.

Anuncios

El diálogo en el teatro

En la acción teatral, siempre se da una especie de diálogo. Cuando lo que hacemos es investigar, el diálogo es con uno mismo acerca de las posibilidades de nuestro propio cuerpo, de unas sensaciones que aparecieron por primera vez, de una imagen que me transportó a un lugar que estando en contacto conmigo mismo, estaba también lejos, en otro tiempo/espacio.

Cuando abrimos el diálogo con otros hay un intercambio de energías, compartimos la nuestra, exploramos la del otro y juntos creamos una nueva. Este diálogo genera también diálogos internos que pueden ir desde el rechazo hasta la aceptación, pasando por el juicio y el gozo. Puede generar máscaras que nos cuiden de la supuesta mirada del otro, y que, muchas veces, es la nuestra.

Cuando generamos teatro  estamos dialogando, a través de personajes, ambientes, miradas, expectativas, estamos creando realidades y estamos invitando al otro a transcurrir con nosotros en esa realidad. Lo que el otro nos devuelve puede ser una negativa rotunda a subirse al carrusel pero también puede ser que nos utilice de alfombra mágica para dejarse llevar y perderse en su imaginación proyectada en la nuestra. En el medio de esas opciones las posibilidades son diversas y la magia es transitarlas.

En todo caso cuando el teatro significa unión es una fiesta. Se estremecen los sentidos, escuchamos de repente nuestros propios latidos, nuestra respiración, sentimos vivo el cuerpo porque se hace eco de este diálogo. Cuando permitimos que  los lazos imaginarios abracen y realicen una comunión, un encuentro verdadero es cuando el teatro tiene sentido. Para el que lo ofrece, para el que lo recibe, entonces tiene sentido.

Si el teatro que hago es solo para mí, si lo que creo está tan lejano que no se puede sentir porque me coloco por encima de mí mismo, de los demás, sino toco o me dejo tocar es cuando el teatro está vacío de significado, no hay diálogo alguno, ni siquiera conmigo mismo. Entonces a mí alrededor el ambiente se vuelve inerte, todo queda tan petrificado que cualquier movimiento genera su descomposición y pierde todo sentido.

Abrirse al diálogo es lo que hace que evolucionemos en el arte escénico, que se mezclen las energías para crear otras nuevas que trasciendan las que antes existían. Somos seres en constante cambio y el teatro debe serlo también. Quedarse arraigado en viejos debates, antiguas propuestas sin vivir lo que acontece hoy es perderse en el camino, olvidarse de lo valioso del arte escénico, de su fuerza alquímica, de su capacidad de transformación en algo que valga realmente la pena de ser vivido y compartido.

Conquistemos una mirada que incluya, integre y transforme. Transitemos paso a paso abiertos a la escucha y al diálogo sincero, seamos capaces de crear un teatro verdadero e inclusivo.

Dialoguemos.

Por el camino del teatro…

El teatro es un camino de descubrimiento .

Desde el arte de interpretar distintos personajes con sus conflictos y habilidades, haciendo que me conozca mejor a mi misma a través de ellos, rompiendo barreras internas o simplemente haciéndolas más conscientes.

El placer de crear los espacios adecuados para que esos personajes se construyan con los colores de los focos, elegir los sonidos que contarán mejor sus historias, pensar desde cual de los espacios escénicos es mejor que nazcan sus palabras.

El teatro da voz a lo que está oculto en nuestras almas, permite que se expresen pensamientos, sueños, ideas, que se desmarañen sutilmente los enredos mentales, tanto de los que escriben y actúan como de aquellos que contemplan.

El teatro es testigo de la condición humana, de sus oscuridades y grandezas. Integra todas las demás artes haciéndolo capaz de alcanzar sutilezas y metáforas que llegan a lo más hondo de nuestra percepción.

Cómo no utilizar esta mágica herramienta para tantas cosas….Contar historias, dejar que reluzca nuestra manera personal de expresión, conocer los recovecos de nuestra voz, jugar con el contacto físico, mirar largamente a alguien a los ojos sin tratar de escondernos, descubrir nuestros infinitos personajes internos, crear un espacio de percepciones y verdades….tantas posibilidades.

El teatro (como los personajes que acoge) tiene distintas personalidades y funciones. En mi camino sobre todo aparecieron dos, el teatro social y el teatro como herramienta terapéutica. Ambos me cambiaron la percepción que tenía de este arte, porque comprendí que el teatro es de todos y para todos. Todos somos creativos, creadores, pensadores, actores; siempre que nos demos esa oportunidad. Veo a menudo cómo el teatro utilizado como herramienta es capaz de modificar a las personas, sus ideas y estructuras mentales y cómo salen reforzados desde el interior porque se reconocen en la acción. Se pasa de ser un contemplador de la acción a un protagonista que acciona y eso, transforma.

Taller intensivo de teatroterapia: La gestión del tiempo

Tiempo

09 de Enero 2016

Horario de 10 a 14hs 

¿Cómo distribuimos nuestro día, semana y mes? ¿Hacemos una distribución de tiempo saludable o nos dejamos arrollar por objetivos ajenos a los nuestros? ¿Le dedicamos tiempo a las actividades que nos alimentan el alma o más bien a las que alimentan a otros?

Estas preguntas sirven como base para la investigación teatro-terapéutica que haremos el próximo 09 de Enero de 2016  Horario de 10 a 14hs .Desarrollaremos planteamientos con la ayuda de técnicas de relajación, expresión, teatrales y de análisis transaccional.

Alternando nuestro niño y adulto iremos viajando hacia otras respuestas que nos arroje la experiencia corporal.

Una mirada a través de las sensaciones del propio cuerpo.

Máximo de personas por taller: 12

Para inscribirte, por favor, escribe a hacerteatro@gmail.com o llama al 661.551.655

Tallerista: Nathalia Sócrate. teatroterapeuta y actriz social.

 

La creatividad

¿Qué es la creatividad?

Es aquello que proviene del centro de tu cuerpo, el centro de muchas cosas.

Aparece en cualquier momento para regalarte sabiduría y nuevas formas de expresión. Para recibirla tenemos que estar dispuestos. Saber escuchar. Aprender a confiar en la fuerza interna de nuestra intuición.

La creatividad nace para ser libre, nosotros abrimos paso a su desarrollo pero no podemos pretender controlarla. Como todo lo que nace sigue su propio camino y eso es lo que permite que se expanda, que libere nuevas semillas de creación.

La creatividad es libertad y confianza. Un nuevo lenguaje construído por el camino de la investigación, de la curiosidad. Es poderosa, crece en la generosidad, amiga del compartir y de crear consciencia.

No hay baremos de creatividad posibles. No se puede dividir entre buena o mala, correcta o incorrecta. Simplemente está, existe y transforma lo ya creado para abrir nuevas fronteras. Para desatascar viejos límites, para brillar en un horizonte desconocido y desaparecer para volver renovada, con ansias de profundizar y crecer.

 

 

 

HacerTeatro en Sant Esteve de Sesrovires!

Dentro del marco “Jornadas de la mujer” de Sant Esteve de Ses Rovires, realizaremos dos encuentros teatro-terapéuticos.

Esta actividad es gratuita y abierta para mayores de 18 años.

Los días 18 y 25 de Marzo de 19 a 21hs tendrán lugar estos encuentros de confianza y expresión teatral.

Taller de teatroterapia

Tallersitas:

Mar de Borja, Psicóloga. Formación en teatroterapia.

Nathalia Sócrate, Actriz Social. Formación en teatroterapia.

Quedan invitados todos a participar.

Un abrazo!

El Miedo

Mario salió a escena, sus piernas temblaban, sentía la presencia de millones de ojos observando cada centímetro de su cuerpo, sentía que se metían en su cabeza y podían leer sus pensamientos, sus sensaciones. Fueron unos 3 segundos antes de que pronunciara palabra, pero a él le pareció una eternidad. Ese silencio, esa forma de sentir que el tiempo no avanzaba, que de repente todo estaba concentrado en él, en lo que él hacia, era, sentía.
Ese día, después de la función, pensó en ese instante de soledad, de silencio. Intentó entender porque se había sentido así, porque siempre que tenía que salir a escena se sentía así. Aunque se supiera perfectamente el papel que interpretaba, aunque no fuera la primera vez que hacía esa obra, aunque no estuviera solo en escena.
Esa noche pensó mucho en esa emoción: el miedo. Ninguna parte del cuerpo puede ignorar su presencia. Tiene una fuerza avasalladora –  la que le damos -pensó.
¿El miedo viene de la expectativa? ¿Sólo forma parte de una alarma que nos indica que podemos perder el personaje? ¿Es necesario sentir eso para no perder el respeto en el teatro, al trabajo como actor? Había escuchado muchas versiones, tantas como guías y profesores había tenido. Y cada vez tenía más dudas.
Quizo acordarse de los exactos pensamientos que rondaron su cabeza durante esos tres segundos, y se acordó de que solamente quería que cesara esa sensación, ese abismo, ese vértigo.
Entonces eligió hacer memoria sobre las sensaciones corporales que había tenido en ese momento, y sintió el sudor en las manos, la inestabilidad del cuerpo, la sensación por un micro-segundo de que iba a perder la estabilidad e iba a caerse redondo en el medio del escenario.
Por supuesto eso no ocurrió…pero podría haber ocurrido….¿es de esa posibilidad desde dónde nace el miedo?….¿Desde dónde nace su miedo?
El escenario es un lugar que contiene una energía especial -pensó- cuando uno está ensayando, siente que es uno de los lugares más seguros del mundo, y cuando se encienden las luces, cuando hay público, cuando ese espacio se convierte en una lupa gigante rodeada de ojos parece como si fuera un volcán en erupción. ¿Será que el espacio físico puede ser catalizador del miedo? O es que, una vez más, ¿son las expectativas del resultado final lo que más le importa?….
Una pregunta vino a su mente, ¿Porque eligió ser actor? o quizá es mejor preguntarse ahora ¿Porqué sigue decidiendo ser actor?
La respuesta podría ser: Por esos tres segundos anteriores, los del abismo, y los tres segundos de después, cuando termina la obra, cuando uno siente que sigue volando, pero es tiempo de aterrizar, de mirar a los ojos, a esos ojos anónimos durante un tiempo. Y que ahora, muestran generosos una cara, un cuerpo. Cuando se conecta con esos ojos con cara y cuerpo, el miedo se va, sale del cuerpo de Mario, del escenario, de la sala, y no sabemos donde se esconde, cerca, seguramente, para quedarse esperando a la próxima función.

Intervención teatro-terapéutica.

La teatroterapia es aún muy poco conocida , de hecho hay poquísimos profesionales que utilizan la teatroterapia como herramienta terapéutica en  ámbitos sociales, de educación, sanidad, etc

Con el fin de ir dando a conocer esta manera “psicoteatral” de trabajo capaz de integrar aspectos, necesidades, objetivos y profesionales de diferentes ámbitos, compartimos un proyecto de intervención teatro-terapéutica en el marco de una casa de acogida para mujeres víctimas de violencia de género.

Es un primer granito de arena para utilizar el teatro y el arte en general a modo de puente para impulsar nuestros objetivos.

Intervención

Autoras:

Eukene Larrea. Psicóloga

Nathalia Sócrate. Actriz Social

Beneficios del teatro

Cada vez hay más gente que se anima en esto de “teatrear”, y no es para menos, ya que los beneficios de realizar esta actividad son profundos y variados.

Tiene utilidad tanto a nivel individual como social, y sus efectos pintan nuestra vida cotidiana hacia nuestro ser creativo.

Este arte ha sido utilizado en todas las épocas, para diferentes objetivos y personas. Su espectro es abierto, invita a cualquier ser humano a transitar por él, y decidir por si mismo que es lo que quiere trabajar de su personalidad,  su expresión,  su emoción…

Es un juego, un juego serio, que requiere compromiso, sobretodo con uno mismo. Hay que permitirse el hecho de explorarse, de conocerse, de escucha de uno mismo. Hay que prepararse para encontrar aquello que nos gusta y lo que no nos gusta. Lo que somos capaces de transmitir con nuestra gestualidad, tono de voz, energía emotiva, mirada, etc.

Algunos de los beneficios a nivel individual que podemos detallar son los siguientes: confianza en uno mismo, mejora de nuestra expresión corporal, autoconocimiento, autoestima, traslado de técnicas corporales a nuestra cotidianidad, concentración, deshinibición, control corporal, relajación y aumento de la creatividad por mencionar sólo algunos.

De los beneficios en términos sociales encontramos la flexibilidad ante nuevas propuestas, escucha activa, paciencia, comunicación, confianza en el otro, tolerancia,  pertenencia a un grupo, trabajo a nivel grupal entre otros.

Hay muchos tipos de teatro, sólo tienes que encontrar el que te vaya bien en este momento de tu vida, y decidir, que quieres cambiar, mejorar, experimentar. Recuerda que el único que puede decidir esto, eres tú.

Talleres de teatro

Objetivos de Teatro-terapia

  • Desarrollar capacidades sociales
  • Expresarse libremente
  • Tomar conciencia de nuestros sentimientos
  • Trabajar la confianza
  • Trabajar la escucha activa
  • Controlar la ansiedad
  • Expresión corporal
  • Inteligencia emocional
  • Estar en contacto con el camino para desarrollar mis metas
  • Sentido e importancia del juego.

El teatro terapéutico es un espacio dónde somos absolutamente libres para desarrollar nuestra creatividad sin competencias, bases estereotipadas, juicios ni valores.

Es un lugar desde donde partimos hacia nuestro potencial, para ir descubriendo y trabajando nuestros bloqueos, miedos, vergüenzas, y todo aquello que no nos permita expresarnos en estado puro.

La teatro-terapia se basa en técnicas teatrales de todo tipo como el psicodrama, el teatro de Augusto Boal, Stanislavski, Grotowski, juegos de improvisación, clown, risoterapia, juego de rol, trabajo con escenas, etc. Se utiliza cada una de ellas en función de las necesidades individuales o grupales que vayan surgiendo.

El teatro en sí mismo es terapéutico, nos permite sentir desde prismas diferentes del que solemos estar inmersos invitándonos a expresarnos de manera muy diversa.

Elementos tan importantes como son la escucha, la confianza, la expresión y empatía se trabajan absolutamente desde cualquier tipo de teatro, acercándonos a nuestra naturaleza y modo de percibir.

Es una actividad que puede darse a nivel grupal como individual, cada una de estas opciones representa posibilidades diferentes.

La Teatro-terapia a nivel individual es dirigido por el facilitador experto, y trata individualmente los bloqueos o conceptos a trabajar de la persona demandante. Ésta última en todo momento puede expresar su voluntad de re-dirigir la sesión y solicitar todo el apoyo que determine necesario para  su evolución.

El Teatro terapéutico a nivel grupal tiene objetivos grupales también definidos, como los que hemos descrito en el listado de arriba, además de obtener un enriquecimiento por el solo hecho de poder compartir experiencias con otras personas, las cuales expresarán sus sentimientos y opiniones, pudiendo así, generar un desarrollo grupal de las habilidades sociales y expresivas.

Esta gran herramienta social puede ser utilizada en:

  • Centros sanitarios
  • Área empresarial
  • Centros educativos
  • Centros penitenciarios
  • Tercera edad
  • Centros cívicos y vecinales
  • Niños, adolescentes y adultos.

Una vez más podemos observar y sentir los efectos del arte en la evolución positiva de las necesidades de las personas que prueben esta actividad.

El teatro

El teatro es una fuente de inspiración hacia el crecimiento personal, es el lugar desde dónde podemos expresarnos, dar rienda suelta a la imaginación, los pensamientos, el cuerpo.

Es el espacio adecuado para darle vida a mis otros personajes, a esos que escondo, pero existen, a esas partes de mí que me acompañan, a ese niño que bajo ningún concepto quiere ser parte de los aburridos convencionalismos.

Es un espacio lúdico, profundo, de contacto con los demás y con mi esencia, donde es posible habitar en la conciencia, entrar y salir de ella, para aprender, hacerme más grande y más niño a la vez.

Lo construye cada uno de nosotros con su energía, deseos, miedos, imaginación, generosidad y sobre todo ganas. Ganas de crear, investigar, experimentar, ganas de vivir en un mundo dónde solamente nosotros decidimos, y así, con más práctica, volver a nuestro mundo real, muy despacio, con la certeza de que los cambios son posibles.