El teatro y el cuerpo

Uno de los aspectos más importantes que trabajamos en teatro es la conciencia y la expresión de nuestro cuerpo.

Hay ocasiones en las cuáles estamos tan desconectados de nuestro cuerpo que no solamente no le escuchamos sino que además no sabemos que nos está intentando decir algo. La mente y nuestros pensamientos está tan en primera posición que las sensaciones corporales no se tienen en cuenta a no ser que aparezca el dolor, ahí quizá le comenzamos a hacer caso.

Para expresarnos necesitamos volver a conectar con nuestro cuerpo; sentirlo, cuidarlo y aprender a tomarle en cuenta. No es raro que pasemos horas sentados por nuestras actividades laborales, nos hemos vuelto sedentarios y cualquier manifestación del cuerpo se suele resolver «poniendo parches» tales como pastillas, cremas, etc. El cuerpo necesita movimiento y necesita moverse de maneras distintas. Realizamos al día movimientos que se tornan mecánicos porque los realizamos con mucha frecuencia, en cambio hay partes del cuerpo que movemos poco o bien no movemos de determinadas maneras.

Moverse de manera distinta a la que estamos habituados produce también sensaciones distintas y sentir distinto trae nuevas perspectivas. El poder abrir esta mirada hacia adentro nos impulsa a tener un mayor conocimiento sobre nosotros mismos. Moverse distinto puede hacernos pensar distinto. Y el poder para ello ya lo tenemos.

 

¿Cómo dialoga nuestro cuerpo con nosotros? 

Cada persona con su cuerpo tiene una forma particular de sentir, pensar y expresar. Ocurre en muchos casos que no sabemos cuál es esa manera o si lo sabemos lo silenciamos porque escuchar puede significar accionar.

En las sesiones grupales de teatro que dinamizo no es nada fuera de lo común que pregunte: ¿Cómo te sientes? o ¿Cómo ha reaccionado tu cuerpo a esto último que acabas de experimentar? La respuesta suelen ser ojos como platos o bien que emitan una reflexión de lo que pensaron y no de lo que sintieron. Para obtener una respuesta de consciencia corporal generalmente tengo que insistir y dar ejemplos de cómo es que el cuerpo acciona/reacciona. Y eso no es raro puesto que lo que sentimos ha quedado relegado a lo que pensamos que parece que goza de mucha más aceptación social.

En este sentido el teatro es una excelente oportunidad para entender cómo funciona nuestro cuerpo, a gestionar el sentir y convertir reacciones en acciones. Es una oportunidad también de aceptar nuestro cuerpo y nuestra particular manera de expresión. Saber que nuestra expresión es única nos ayudará a cimentar sobre una base sólida y real. Tiene poco sentido esforzarnos a encontrar nuevas maneras de expresión cuando aún no conocemos la nuestra. La información nos permite sentirnos más seguros porque partimos de la sabiduría de entender lo que sí hay y lo que no hay. De lo que «no hay» entonces nos es posible preguntarnos si queremos que haya y trabajar en esa dirección. Con lo que ya hay además de celebrar podemos contribuir a mejorar y que nos sirva de disfrute. Centrarnos en lo que sí tenemos en vez de lo que no tenemos reduce nuestra frustración y nos permite descubrir lo nuevo desde una posición mucho más enriquecedora y menos ansiosa.

Desde el teatro mover el cuerpo de maneras distintas, darle vida a personajes que no tienen que ver con nosotros (o si), darnos el tiempo de experimentar cada ejercicio desde el proceso mismo es un comienzo interesante en esta práctica de diálogo con nuestro cuerpo. No es la única ni la mejor. Cada uno ha de encontrar la suya, lo que sí es necesario es volver a conectar con nuestro cuerpo, saber qué sentimos, aprender de las señales no es un acto de magia sino de atención plena y responsabilidad de uno mismo con uno mismo.

Dedicarnos ese tiempo es prevención en salud mental y física. Es una brújula para poner medidas a lo que vamos necesitando en cada ciclo vital. Es un lugar en donde aprovechamos a jugar y no perder de vista nuestra creatividad.

 

Para leer sobre la Creatividad en el teatro sigue aquí

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba