Archivo de la etiqueta: Teatro Social

Utilizar el teatro como herramienta de intervención social

¿Qué trae el teatro?

raiz

 

Desde el primer día el teatro es capaz de irrumpir con fuerza en quiénes han decidido seguir su instinto, cumplir un sueño o probar con firme curiosidad.

Se va entrelazando entre miradas atentas, sonrisas cómplices, cuerpos aún por des-tensar.

A medida que uno se va haciendo con el espacio físico que nos sirve para habitar lugares imaginarios se va creando la atmósfera del grupo con la que se va a trabajar. Cada día es distinto, único en la creación porque se construye a partir de la energía disponible en ese momento.

El teatro trae sorpresa, es un continuo descubrir. Descubrimos acompañados por otros que junto a nosotros se atreven a jugar, a transitar por sus limitaciones que poco a poco, se convierten en el camino a nuevas habilidades.

El teatro trae perspectiva, aprendemos a mirar y sentir a partir de los personajes que interpretamos desafiando nuestros propios prejuicios y obligándonos a hacernos preguntas y darnos respuestas, a veces incómodas, sobre las razones que llevan a ciertos personajes a tomar éstas o aquellas decisiones.

Nos trae mayor consciencia de lo que nos pide el cuerpo, de todo lo que es capaz de hacer  prestándole un poquito de atención…Recibimos tanto dándole tan poco que aprendemos a profundizar en esa escucha y en esa tarea de ir cultivando nuestra expresión.

El teatro nos trae alegría, nos convoca hacia un espacio de contacto profundo, de tacto y miradas, de abrazos y sentires, nos trae el permiso que necesitamos para expresar y recibir todo eso en el marco de un lugar seguro. Un lugar en dónde puede reinar el caos, la creatividad, la experimentación en todas sus formas sabiendo que está allí cada vez que queramos entrar y salir cuando sintamos que hemos tenido suficiente.

El teatro trae consigo preguntas y vamos concibiendo la idea de que las respuestas, que no serán fijas, están en el proceso, están en la misma capacidad de seguir haciéndonos preguntas…Nos invita a dejar de lado esa actitud altiva de presuponer lo que va a ocurrir, de creer que sabemos lo que va a ocurrir para así tener lugar para escuchar, ver, sentir y vivir lo que ocurre en cada preciso instante de la creación, de la investigación, de nuestro feliz proceso.

 

 

Anuncios

Oír la voz interna

IMG_0152.JPG

Hay veces en que oímos nuestra voz interna, allá a lo lejos, a veces tan despacito que nos cuesta entenderla y omitimos su sabiduría.
Toda la cantidad de información que procesamos a lo largo del día nos hace estar en constante movimiento y para oír nuestra voz interna necesitamos calma – o al menos para prestarle la debida atención-. Sino corremos el riesgo de confundirla con la voz de lo que “debemos hacer” y ese “debemos” está direccionado muchas veces hacia objetivos externos, por ejemplo, el gran conocido de contentar a los demás. También nos puede llevar a seguir un camino ya antes trazado del cual hace tiempo que no le hemos dedicado un momento para comprobar si hay algún tramo en obras, si pasó un tornado por allí y no hay modo de seguir por él, si existe algún desvío quizá, en este momento, más interesante para mí.
A veces seguimos, y seguimos, y seguimos…creyendo saber hacia dónde o con la meta de seguir nomas porque da pavor parar. Da pavor preguntarnos si estamos equivocados, perdidos, desilusionados, cansados, hartos. Da miedo porque una vez nos hemos dado cuenta, hemos escuchado esa vocecita y ella ha ido subiendo el volumen haciéndose cada vez más cuesta arriba ignorarla.
Hay que actuar…y eso pareciera que conlleva más energía de la que tenemos. Pero (y al fin una buena noticia) a veces es solo la sensación después del susto. El miedo parece que paraliza y volver a un estado neutro requiere energía. Pensar qué queremos requiere energía. Escucharnos de verdad requiere más energía, decidirnos por un nuevo camino…y claro, todavía queda actuar e imaginamos que para ese entonces estaremos realmente agotados (algunos tienen la sensación bastante antes).
Es como si estuviéramos en la base de la colina, a punto de empezar a subir, la subida es empinada, hay neblina, no conocemos muy bien el camino y no sabemos si estamos en forma.
A partir de aquí puede haber algunas opciones; una de ellas sería pensar ante tal panorama: “mejor lo hago otro día, más adelante y ahora hago algo más relajado o nada en absoluto”. Es una opción interesante si después de tomarla nos sentimos honestamente en paz, conformes, contentos. Si no es así…¿quizá estemos poniendo excusas para evitar el esfuerzo? ¿Estamos cediendo ante el miedo y experimentando su efecto paralizador?

Otra opción disponible es empezar a caminar. Intentarlo. Dar un paso, otro, ver el paisaje y seguir caminando al ritmo que pueda. Parar a preguntar, a descansar. Total siempre estaré a tiempo de dar la vuelta sino quiero llegar a la cima. La cuestión es ¿cómo sé de qué fuerza dispongo sino la pongo a prueba? Sino pongo a prueba mi voluntad sólo me rodeo de deseos y de excusas para no cumplirlos y eso me debilita.
Aún en el caso de haber empezado el camino y no habiendo llegado al final; bien porque di la vuelta, bien porque hice una parada técnica al llamarme algo poderosamente la atención y aún sigo allí explorando, bien porque decidí tomar una dirección distinta- aún en esas circunstancias puedo corroborar que mi capacidad de actuar sí funciona, que puedo convertir palabras en hechos, que tengo la capacidad de transformar lo que quiero en realidad.
Ahora bien, sentemos como base que definimos lo que quiero en términos de la voluntad para empezar el camino en lugar de aferrarnos a  la ilusa idea de que sabemos a ciencia cierta cual es el destino. Esta perspectiva nos ahorra frustraciones innecesarias volviéndonos más creativos, abiertos a otras posibilidades que en un principio no habíamos tenido en cuenta pero que, en muchos casos, podría resultar en una mejor opción a la que en un principio habíamos querido decretar.

Entonces recapitulemos, para oír la voz interna es interesante parar, encontrar calma, sentir, no asustarse e ir poco a poco y, -quizá lo más difícil- es asumir que no hay garantías en los resultados y aún así atreverse a actuar.

 

El diálogo en el teatro

En la acción teatral, siempre se da una especie de diálogo. Cuando lo que hacemos es investigar, el diálogo es con uno mismo acerca de las posibilidades de nuestro propio cuerpo, de unas sensaciones que aparecieron por primera vez, de una imagen que me transportó a un lugar que estando en contacto conmigo mismo, estaba también lejos, en otro tiempo/espacio.

Cuando abrimos el diálogo con otros hay un intercambio de energías, compartimos la nuestra, exploramos la del otro y juntos creamos una nueva. Este diálogo genera también diálogos internos que pueden ir desde el rechazo hasta la aceptación, pasando por el juicio y el gozo. Puede generar máscaras que nos cuiden de la supuesta mirada del otro, y que, muchas veces, es la nuestra.

Cuando generamos teatro  estamos dialogando, a través de personajes, ambientes, miradas, expectativas, estamos creando realidades y estamos invitando al otro a transcurrir con nosotros en esa realidad. Lo que el otro nos devuelve puede ser una negativa rotunda a subirse al carrusel pero también puede ser que nos utilice de alfombra mágica para dejarse llevar y perderse en su imaginación proyectada en la nuestra. En el medio de esas opciones las posibilidades son diversas y la magia es transitarlas.

En todo caso cuando el teatro significa unión es una fiesta. Se estremecen los sentidos, escuchamos de repente nuestros propios latidos, nuestra respiración, sentimos vivo el cuerpo porque se hace eco de este diálogo. Cuando permitimos que  los lazos imaginarios abracen y realicen una comunión, un encuentro verdadero es cuando el teatro tiene sentido. Para el que lo ofrece, para el que lo recibe, entonces tiene sentido.

Si el teatro que hago es solo para mí, si lo que creo está tan lejano que no se puede sentir porque me coloco por encima de mí mismo, de los demás, sino toco o me dejo tocar es cuando el teatro está vacío de significado, no hay diálogo alguno, ni siquiera conmigo mismo. Entonces a mí alrededor el ambiente se vuelve inerte, todo queda tan petrificado que cualquier movimiento genera su descomposición y pierde todo sentido.

Abrirse al diálogo es lo que hace que evolucionemos en el arte escénico, que se mezclen las energías para crear otras nuevas que trasciendan las que antes existían. Somos seres en constante cambio y el teatro debe serlo también. Quedarse arraigado en viejos debates, antiguas propuestas sin vivir lo que acontece hoy es perderse en el camino, olvidarse de lo valioso del arte escénico, de su fuerza alquímica, de su capacidad de transformación en algo que valga realmente la pena de ser vivido y compartido.

Conquistemos una mirada que incluya, integre y transforme. Transitemos paso a paso abiertos a la escucha y al diálogo sincero, seamos capaces de crear un teatro verdadero e inclusivo.

Dialoguemos.

La importancia del proceso

Procesos

En un entorno lleno de estímulos, de objetivos a cumplir, de altas expectativas es difícil estar centrados en la importancia del proceso. Cada proceso requiere de un tiempo determinado, que nos permita ser y estar. Ser en el momento presente es tener en cuenta cómo me siento, cual es mi nivel de energía y permitir mi expresión sin tapujos ni filtros. Estar significa sentir en el momento presente, ser consciente de las sensaciones físicas y mentales que sacuden mi cuerpo o lo acarician, significa presente y presencia.

Durante un proceso si lo que hacemos es mirar al posible futuro: las expectativas que tengo, lo que esperan/espero de mi aprendizaje, lo que voy a conseguir a efectos prácticos, económicos, corporales me estoy perdiendo lo importante. Es mucho más difícil ser y estar que imaginar, elucubrar el futuro. La elucubración no requiere de demasiado esfuerzo, no representa ningún peligro. En cambio Ser y Estar es un esfuerzo, un acto de humildad y de observación acerca de lo que está sucediendo en mi interior y exterior.

pequeñas sensacionesTranscurrir en un camino requiere de concentración, sobre todo si no lo conozco, requiere de estar atento a ondulaciones, desvíos, terrenos, clima. A todo lo que puede afectar nuestro caminar. Si estamos pendientes solamente de llegar ignoraremos aromas, paisajes, pequeñas sensaciones y la magia de aquello que está escondido a nuestro alrededor y que es sensible a nuestros sentidos cuando nosotros estamos receptivos a esa sensibilidad y a la capacidad de sorpresa.

Muchas veces lo que buscamos está allí, justamente como parte del camino, y no en la meta.

Si llegamos al final de un camino y sentimos angustia, frustración, podemos preguntarnos si es que el camino fue el equivocado. Es una opción. También podemos preguntarnos si la pregunta, el objetivo del camino es lo que no estuvo bien formulado. Quizás la manera de caminar fue demasiado rápida, con absoluto control. A veces basta con recorrer el mismo camino con otro andar, dándonos la oportunidad de Ser y Estar. A veces nos podemos sorprender de encontrar lo que no estábamos buscando aparentemente, pero cuando lo encontramos, sabemos que profundamente era lo que necesitamos, algo que nos ayuda en este proceso de completarnos.

Vivir un proceso tiene infinidad de posibilidades, todas las que nos permitamos. Vivimos procesos simultáneamente, nuestros y algunos en conjunto con otros. Cuando nos paramos un momento a observar todo esto vemos lo inútil que es intentar controlar, ir más rápido, obtener resultados previamente urdidos.

¿Qué tal si caminamos en el caos para variar? Desde allí surgen nuevos caminos, maneras de andar, de ver el mundo. Desde allí el proceso cobra sentido porque estoy atento, porque simplemente estoy y eso me conecta con mi ser.

Es tarea de cada uno cuidar de su/s proceso/s. Todos tenemos los nuestros y todos son importantes porque nos van definiendo. Cuidar del proceso es cuidar de ti. Es aprender un poco más de quién eres y de cómo eres. Todo el tiempo que inviertas en ello, te acercará inequívocamente a tu ser.

Por el camino del teatro…

El teatro es un camino de descubrimiento .

Desde el arte de interpretar distintos personajes con sus conflictos y habilidades, haciendo que me conozca mejor a mi misma a través de ellos, rompiendo barreras internas o simplemente haciéndolas más conscientes.

El placer de crear los espacios adecuados para que esos personajes se construyan con los colores de los focos, elegir los sonidos que contarán mejor sus historias, pensar desde cual de los espacios escénicos es mejor que nazcan sus palabras.

El teatro da voz a lo que está oculto en nuestras almas, permite que se expresen pensamientos, sueños, ideas, que se desmarañen sutilmente los enredos mentales, tanto de los que escriben y actúan como de aquellos que contemplan.

El teatro es testigo de la condición humana, de sus oscuridades y grandezas. Integra todas las demás artes haciéndolo capaz de alcanzar sutilezas y metáforas que llegan a lo más hondo de nuestra percepción.

Cómo no utilizar esta mágica herramienta para tantas cosas….Contar historias, dejar que reluzca nuestra manera personal de expresión, conocer los recovecos de nuestra voz, jugar con el contacto físico, mirar largamente a alguien a los ojos sin tratar de escondernos, descubrir nuestros infinitos personajes internos, crear un espacio de percepciones y verdades….tantas posibilidades.

El teatro (como los personajes que acoge) tiene distintas personalidades y funciones. En mi camino sobre todo aparecieron dos, el teatro social y el teatro como herramienta terapéutica. Ambos me cambiaron la percepción que tenía de este arte, porque comprendí que el teatro es de todos y para todos. Todos somos creativos, creadores, pensadores, actores; siempre que nos demos esa oportunidad. Veo a menudo cómo el teatro utilizado como herramienta es capaz de modificar a las personas, sus ideas y estructuras mentales y cómo salen reforzados desde el interior porque se reconocen en la acción. Se pasa de ser un contemplador de la acción a un protagonista que acciona y eso, transforma.

Taller intensivo de teatroterapia: Nuestras máscaras

06 de Febrero 2016.

Horario de 10 a 14hs

En este taller exploraremos las máscaras que utilizamos en distintas situaciones de nuestra vida cotidiana. La manera de comunicarnos a través de ellas generan dinámicas con nuestros interlocutores, Nos preguntaremos si éstas son aún de utilidad en nuestro presente.

A través de la teatro-terapia utilizando técnicas de expresión, relajación, psicodrama, teatro social, análisis transaccional y consciencia corporal nos adentraremos en esta temática dinamizada de manera grupal para obtener una experiencia que nos sirva de referente y de posibilidad de cambio.

El taller está pensado para cualquier persona mayor de edad independientemente de si trae consigo experiencia teatral y artística.

Este encuentro se ofrece como espacio de experiencia, diálogo, debate y sobretodo juego. ¿Te animas?

Día del encuentro: 06 de Febrero 2016. Horario de 10 a 14hs 

Dinamizadora: Nathalia Sócrate, teatro-terapeuta y actriz social.

Máximo de personas por taller: 12

Para inscribirte, por favor, escribe a hacerteatro@gmail.com o llama al 661.551.655 o al 93.461.75.97