Oír la voz interna

IMG_0152.JPG

Hay veces en que oímos nuestra voz interna, allá a lo lejos, a veces tan despacito que nos cuesta entenderla y omitimos su sabiduría.
Toda la cantidad de información que procesamos a lo largo del día nos hace estar en constante movimiento y para oír nuestra voz interna necesitamos calma – o al menos para prestarle la debida atención-. Sino corremos el riesgo de confundirla con la voz de lo que “debemos hacer” y ese “debemos” está direccionado muchas veces hacia objetivos externos, por ejemplo, el gran conocido de contentar a los demás. También nos puede llevar a seguir un camino ya antes trazado del cual hace tiempo que no le hemos dedicado un momento para comprobar si hay algún tramo en obras, si pasó un tornado por allí y no hay modo de seguir por él, si existe algún desvío quizá, en este momento, más interesante para mí.
A veces seguimos, y seguimos, y seguimos…creyendo saber hacia dónde o con la meta de seguir nomas porque da pavor parar. Da pavor preguntarnos si estamos equivocados, perdidos, desilusionados, cansados, hartos. Da miedo porque una vez nos hemos dado cuenta, hemos escuchado esa vocecita y ella ha ido subiendo el volumen haciéndose cada vez más cuesta arriba ignorarla.
Hay que actuar…y eso pareciera que conlleva más energía de la que tenemos. Pero (y al fin una buena noticia) a veces es solo la sensación después del susto. El miedo parece que paraliza y volver a un estado neutro requiere energía. Pensar qué queremos requiere energía. Escucharnos de verdad requiere más energía, decidirnos por un nuevo camino…y claro, todavía queda actuar e imaginamos que para ese entonces estaremos realmente agotados (algunos tienen la sensación bastante antes).
Es como si estuviéramos en la base de la colina, a punto de empezar a subir, la subida es empinada, hay neblina, no conocemos muy bien el camino y no sabemos si estamos en forma.
A partir de aquí puede haber algunas opciones; una de ellas sería pensar ante tal panorama: “mejor lo hago otro día, más adelante y ahora hago algo más relajado o nada en absoluto”. Es una opción interesante si después de tomarla nos sentimos honestamente en paz, conformes, contentos. Si no es así…¿quizá estemos poniendo excusas para evitar el esfuerzo? ¿Estamos cediendo ante el miedo y experimentando su efecto paralizador?

Otra opción disponible es empezar a caminar. Intentarlo. Dar un paso, otro, ver el paisaje y seguir caminando al ritmo que pueda. Parar a preguntar, a descansar. Total siempre estaré a tiempo de dar la vuelta sino quiero llegar a la cima. La cuestión es ¿cómo sé de qué fuerza dispongo sino la pongo a prueba? Sino pongo a prueba mi voluntad sólo me rodeo de deseos y de excusas para no cumplirlos y eso me debilita.
Aún en el caso de haber empezado el camino y no habiendo llegado al final; bien porque di la vuelta, bien porque hice una parada técnica al llamarme algo poderosamente la atención y aún sigo allí explorando, bien porque decidí tomar una dirección distinta- aún en esas circunstancias puedo corroborar que mi capacidad de actuar sí funciona, que puedo convertir palabras en hechos, que tengo la capacidad de transformar lo que quiero en realidad.
Ahora bien, sentemos como base que definimos lo que quiero en términos de la voluntad para empezar el camino en lugar de aferrarnos a  la ilusa idea de que sabemos a ciencia cierta cual es el destino. Esta perspectiva nos ahorra frustraciones innecesarias volviéndonos más creativos, abiertos a otras posibilidades que en un principio no habíamos tenido en cuenta pero que, en muchos casos, podría resultar en una mejor opción a la que en un principio habíamos querido decretar.

Entonces recapitulemos, para oír la voz interna es interesante parar, encontrar calma, sentir, no asustarse e ir poco a poco y, -quizá lo más difícil- es asumir que no hay garantías en los resultados y aún así atreverse a actuar.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Oír la voz interna

  1. Dolores Fernández Romeo

    Te pido permiso para copiar tu texto y compartirlo en mi página del facebook, dejando claro que viene desde tu escuela de Barcelona. La razón es que has expresado a la perfección algo que podría ser motivo de pensamiento de mucha gente…y que vendría bien. Si no es de tu agrado…por lo que a mí se refiere, gracias.

    Responder
    1. Nathalia Autor de la entrada

      Hola Dolores! Adelante,puedes compartirlo. Para eso está.
      Me encantará saber las reflexiones que sucedan en tu página para seguir pensando sobre ello.
      Un abrazo!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s